Diferentes volúmenes de un gato

Gatos fluyendo

Los Ig Nobel se describen a sí mismos, como premios que pretenden celebrar lo inusual, honrar lo imaginativo y estimular el interés de todos por la ciencia, la medicina y la tecnología. Y pareciera que son una broma, o por lo menos no se pensaría de su seriedad al ver los temas, pero todas han aparecido en reconocidas revistas hechas por expertos.

Son una parodia estadounidense del premio Nobel y se entregan cada año, por los logros de 10 grupos de científicos. Esta vez, les platicaré de uno de los pasados premios, la ceremonia ocurrió el 14 de septiembre de 2017. Esta ceremonia, premió, dentro de la categoría de física, un trabajo que utilizó dinámicas de fluido para probar la pregunta ¿Un gato puede ser un sólido y un líquido a la vez?

El artículo publicado por Marc-Antoine Fardín, en el boletín de reología (ciencia que estudia la viscosidad, la plasticidad, elasticidad y el derrame de la materia) en donde ¡Todo fluye! Menciona a Heráclito, filósofo griego, que sentó el lema de la reología. “Todo fluye, todo cambia, nada permanece”. Pero, ¿Si es cierto que todo fluye? La definición de ¿Qué es flujo O qué es un fluido? es el primer punto de partida para reconocer si ¿Un gato puede ser un sólido y un líquido a la vez?

De esto derivan los estados de la materia, es un asunto del tiempo, es decir, como se comporta a lo largo de este. Por lo que las diferencias son las propiedades cualitativas: un sólido que tiene un volumen y una forma fija; un líquido en el que se mantiene el volumen, pero se adapta la forma de su contenedor y un gas en el que la materia se expande ocupando todo el volumen.

Siguiendo estas definiciones sencillas y tomando como base otro estudio publicado qué decía que los gatos son líquidos, el autor se propuso confirmar mediante técnicas de reología moderna, esto mediante una serie de ecuaciones y formulas en las que calcula diversos factores, que expresan diferentes conceptos reológicos, como viscoelasticidad lineal o no lineal. Logra relacionar el tiempo expansión de un gato, es decir, cuánto tiempo le tomaba al gato adaptarse o expandirse dentro del medio que lo contenía. Y tomando rangos, determinar si un material (gato) es sólido o líquido. Como conclusión el autor remarca que queda mucho trabajo por hacer pero que los gatos proveen un amplio modelo de investigación reológica, más aún que les encanta meterse donde quiera.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *